Farmacia de guardia

Jueves 30
Mario Conde Ibañez

centro salud


quepaso portada 1

 

La forma más sabrosa de conocer Puçol y sus fiestas: la Ruta de la Tapa

La forma más sabrosa de conocer Puçol y sus fiestas: la Ruta de la Tapa

Durante las fiestas patronales, del 1 al 9 de septiembre, 40 bares y restaurantes de Puçol ofrecen una tapa y una bebida por 1,90 euros. Es una iniciativa de la Agrupación de peñas para celebrar su 25 aniversario y, al mismo tiempo, una fórmula nueva en la población para potenciar el comercio y las fiestas.

Extractos del blog de notas del turista accidental. Anotaciones apresuradas sobre un día en Puçol, pueblo de l’Horta Nord hasta ahora conocido por su playa, el monte Picayo y sus festejos taurinos. Tras la experiencia vivida en las últimas 24 horas, habrá que recomendar a las autoridades pertinentes que incluyan la Ruta de la Tapa como uno de sus atractivos turísticos más sabrosos.

Llegar a Puçol es fácil: trenes cada media hora desde la estación del Norte de Valencia y desde cualquier pueblo de la línea a Castellón. También hay autobuses, carril bici y, si uno prefiere la comodidad, siempre puede coger el coche o la moto. Apenas a 20 kilómetros de Valencia y a 5 de Sagunto.

(Desayuno: café con leche rápido. Dicen que hay una celebración gastronómica del 1 al 9 de septiembre y no conviene abusar de las cosas habituales. Mejor dejar hueco en el estómago a la imaginación.)

Desde el último domingo de agosto, en que se celebra la romería al Cabeçol, hasta el 9 de septiembre, el pueblo celebra sus fiestas populares y patronales. Este año, la gran novedad es una exhibición gastronómica permanente, la Ruta de la Tapa: 40 bares y restaurantes ofrecen una bebida y una tapa distinta por sólo 1,90 euros.

Participar es fácil: pides un carnet en cualquiera de los locales y cada vez que pruebes una de las tapas han de ponerte el cuño del local. Cuando llenas los seis recuadros de la parte trasera, lo depositas en la urna de cualquier local participante. Antes hay que votar por la mejor tapa de las seis. Hay premio para las tapas más votadas. Pero también habrá sorteos entre todos los que hayan depositado el carnet, que aquí llaman el pasaporte de la ruta.

Hablo con uno de los organizadores, José Reyes, miembro de la Agrupación de peñas, que ha sido la entidad organizadora del evento. Quedamos, claro, para almorzar en uno de los restaurantes de la ruta.

(Almuerzo a media mañana: Redondo ibérico con salsa de verduras, La puta cabra, Canuts sabor la fonteta, Tapa de ahumaos, El volaoret de la cooperativa, Xipirons al vi blanc… Con estos nombres ¿quién puede resistirse? Y sólo son las 11 de la mañana. Ya veremos luego quién come.)

Reyes está encantado con la aceptación que ha tenido la idea, incluso desbordado en algunos momentos, pero las peñas han logrado dar otra vez en la diana.

La idea era celebrar los 25 años de la Agrupación de peñas con algo diferente y, al mismo tiempo, agradecer la colaboración que hemos tenido de muchos establecimientos hosteleros en estos años”, asegura José Reyes Gallego mientras da buena cuenta de unas apetitosas Flores de queso Ausias acompañadas de una copa de vino tinto. “Gracias a muchas empresas patrocinadoras, nosotros les servimos la bebida a los cuarenta locales participantes y ellos ponen la tapa, cada uno ha elegido una distinta, la que ha querido”.

La bebida incluye agua, cerveza, vino o refrescos. Las tapas… las tapas son increíbles, cada local parece habérselo tomado como un desafío. Algunos seguro que no ganan nada con el 1,90 que cuesta cada tapa y bebida. Pero es una buena idea y, sobre todo, una gran inversión para animar a los vecinos a salir a la calle durante las fiestas.

Todo ello lo vamos comentando mientras paseamos por el caso urbano.

El paseo abre el apetito. Lo justo para llegar a la zona oeste del casco urbano. El barrio de Hostalets. Allí también hay locales de la ruta. Decidimos comer así, de tapeo, con el pasaporte en una mano, el tenedor en la otra y la bebida… la bebida, bueno, ya nos apañaremos.

(Comida, las opciones siguen creciendo: Tosta de alcachofas y gambas, Terra i mar, Mancheguito a la naranja, Gamba de Neptuno, Agridulce de anchoa, Veinte besos… Dios mío, tienen tan buena pinta que cualquiera se resiste. Quizá sea un buen momento para echar una siesta… No, no es el nombre de una tapa, es lo que a media tarde apetece.)

¿Quién dijo que el tapeo sólo era típico de algunas regiones españolas? Cuarenta locales, cuarenta tapas. Y al mismo tiempo actividades por las calles: la volta a peu, la entrada de la murta, pasacalles, procesiones, competiciones deportivas, juegos de mesa… las opciones cualquier tarde son muchas.

Y el paseo. Siempre en ruta, con el pasaporte en el bolsillo. Y si se gasta, a votar, a depositarlo en el bar de turno. Y a pedir un nuevo pasaporte. Si se lo toma en serio, uno puede rellenar varios en un solo día.

Buen tiempo, mucha gente en las calles, también en los bares.

Lo de la ruta es un buen invento.

(Parada técnica para merendar: algo rápido a elegir entre: Escalibada, Morro ibérico frito, Revuelto con jamón, Albóndigas a la miel, Tapa tasketa, Surtido mediterráneo... Bueno, quizá no sea tan rápida la parada. Nos tomaremos algún tiempo.)

Para bajar la merienda, paseamos por el casco antiguo. También por la zona histórica hay locales de la Ruta de la Tapa. Incluso en el campo de fútbol se puede usar el pasaporte.

En la mesa de al lado alguien comenta que no conocía este bar. Ni otros de los que ya ha visitado con la ruta.

Es lo que tiene la imaginación, sirve para combatir muchos tipos de crisis. La ruta está dando a conocer algunos restaurantes a los propios vecinos. La idea de las peñas es una gran promoción para el comercio local.

Asistimos una competición de juegos tradicionales: comer melón, lanzamiento de hueso de oliva, comer manzana sin manos, guerra de globos de agua... Todos disfrutan, los participantes y el público.

Comienza a anochecer. Decidimos acercarnos a la playa. Allí también hay restaurantes que participan en la ruta. El paseo marítimo invita al relax, la arena de la playa también. Un aperitivo aquí y otro allá. Hay que aprovisionar el cuerpo, que por la noche habrá más fiesta. Seguro.

(Opciones para cenar en la playa mientras uno disfruta del buen tiempo y la suave brisa marina: Gambas Azahar, Chupa-chups y Caprichos de lubina.)

Se acercan las 11 de la noche. Es la hora habitual de los grandes espectáculos nocturnos: música, monólogos, noche de paellas, cabalgata, baile de disfraces, playbacks… todos los días hay algo distinto.

Excepto el 7 de septiembre. Ese es el día grande del toro en Puçol y ahí no hay nada que hacer. Sólo disfrutar de la ruta de la tapa y del toro en las calles del casco antiguo.

Así, con el pasaporte en el bolsillo, viajar por Puçol en las fiestas es una experiencia nueva. Distinta. Y, sobre todo, sabrosa.

Anotar en la agenda: el próximo año reservar plaza en los hoteles o los campings locales. Si hay que disfrutar de las fiestas y la ruta de la tapa, mejor hacerlo varios días. Así uno se ahorra el Almax…

Informa: Sabín

PD: en la web municipal tienen fotos de todas las tapas, así es más fácil organizarse la ruta. No olvidar estos links:

       fotos_noticia     


PDF con la ruta completa

Aquí tienes el folleto con todos los datos de la Ruta de la Tapa: los bares, las tapas, las direcciones, las bases...

 

 

543-cartel_ruta_tapa-1

 

01 Septiembre 2011
FaceBook  Twitter  

Información Adicional